DE COMO UN PIRATA RECONOCE A OTRO PIRATA

     Esta claro que, algunas veces, ciertos oleajes, ciertos vientos, consiguen que dos piratas crucen su camino. En algunas ocasiones, como en esta que os voy a contar, ese cruce forma un vinculo eterno entre piratas. Da igual que los mares los separen, que afronten tempestades, tifones, que cuando son piratas en tierra algunas millas de terreno hagan que esten distantes, da igual, el vinculo pirata sigue ahi, y cada vez que se vuelven a cruzar se recuerdan historias de abordajes imposibles, de mares bravos y de los trofeos ganados en batallas.
 
     Ni recuerdo el año, pero andaria yo por los trece. Un nuevo vecino se instalo en mi calle. Supongo que no tenia demasiada buena pinta, porque estuvimos bastante tiempo sin cruzar ni una sola conversacion.
     Una noche, las corrientes de la libido, claro que con trece años no se tiene libido, sencillamente se esta salido, muy salido. Bien las corrientes "del salido" llevaron mis pasos a visitar a una amiga. Muchas, muchas noches esas mismas corrientes me habian llevado a su terraza en busca del placer. Esta chica no solo provocaba una irrefrenable atraccion sexual, sus formas exoticas, la sensualidad de su raza, tambien provocaba una especie de continuo estado de deseo, de espera, de expectativa. Su forma de decir si cuando decia no, su continua insinuacion y retirada, hacian que un pirata fuese incapaz de negarse a su busqueda.
     Aquella noche la dama estaba acompañada, sentado en un sofa de la terraza estaba mi nuevo vecino. No soy un pirata celoso, asi que no me molesto, sencillamente pense que esa noche no podria intentar uno de mis abordajes. Ya era noche cerrada, yo en un lado del sofa, mi vecino en el otro, en medio, la dama. Nadie decia nada, yo por mi parte solo conseguia pensar en las formas de la chica que tenia al lado, en sus muslos, en sus caderas, en todo aquello que aquel vestidito veraniego mas que insinuar, mostraba. Ya no podia resistir la tentacion, lentamente fui colocando mi mano bajo sus muslos, fui ascendiendo muy despacio, queria notar la rotundidad de su culo. Ya lo notaba, mi mano estaba completamente bajo sus nalgas. De pronto, ocurrio lo que menos podria esperar, note como otra mano rozaba la mia, ¿que hacia otra mano en mi territorio? ¿quien osaba? Me incline hacia delante, mi vecino tambien lo hizo, aun conservabamos los dos las manos bajo aquel tesoro, pero cuando se cruzaron nuestras miradas, cuando un pirata reconocio a otro pirata, entonces, la risa, carcajadas, vamos, un descojone total. Nuestra, y como veis ya digo nuestra, nuestra dama se levanto de un brinco, ofendida, muy ofendida, como cave esperar de una autentica dama.
     Por nuestra parte, no recuerdo cuanto tiempo seguimos riendo, pero si recuerdo, si se, que desde entonces mi vecino y yo hemos sido camaradas piratas, aun lo somos, y siempre que nos juntamos no podemos evitar recordar "historias de piratas".  
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DE COMO UN PIRATA RECONOCE A OTRO PIRATA

  1. jose dijo:

    Como me prometiste es muy interesante este último capítulo, parece ke lo estoy viviendo a la vez que lo leo. y ya hace unos 25 añitos. Gracias por tus textos, estaré pendiente del próximo capítulo.
     
    El negro.

  2. Diego dijo:

    Aunque no estaba alli, en este abordaje, yo navegaba como siempre en otros mares distintos,alguna vez que otra , nos bebimos mas de una botella juntos, en aquellos puertos de nuestra adolescencia.Tengo que reiterar ,porque lo vivi en propia persona,la predisposicion al abordaje femino de este viejo truan.
    Andaba yo muy enamorado,si se puede llamar asi a la atraccion con 14 añitos, que sobre mi ejercia cierta dama.Tome la impulsiva decision de decirle esta cuestion a la dama.Nos sentamos frente a frente en un tugurio portuario llamado SolyMar ,y mi alma se descargo, yo estaba nerviosisimo las palabras me temblaban,la voz ronca no me dejaba vocalizar con nitidez, las olas de la corriente de mis sentimientos.
    Me despache muy a gusto,y todo quedo claro en,que si que bonito ,que fuerte,la dama en cuestion no estaba por mi .Me ofrecia algunas monedas ,de un tesoro que con el tiempo supe jamas veria.
    Aqui entra ese viejo truan surcador de mil mares,se sienta enfrente nuestra (de mi dama y yo ),debe un largo trago de ron,me mira y sonrie y exclama ¡por mil mares embravecidos!!! Llevas la bragueta del pantalon abierta!!!Cierto era verdad,yo queria que lel pacifico me tragara.¡¡¡Dios que ridiculo !!! Como es de suponer sali de alli a trompicones,sin querer siquiera mirar de reojo mi botin que dejaba ,en aquellas latitudes tan piratas. Cuando me recompuse un poco , sali para afrontar como un caballero ,aquello que no tiene nombre.Cual no mi sorpresa cuando mis ojos,mi cara ,mi cuerpo y por supuesto mi bragueta rota, vieron a mi tesoro en manos de aquel bribon,bailando en olas de plata,mar adentro.Me eche  al alba a la mar ,y puse rumbo a tesoros nuevos por descubrir ,los oceanos de la vida estaban llenos,aunque no es de caballeros,alguno capture.Hoy felizmente rico se me ha venido a la memoria esta anecdota ,del viejo pirata y os la cuento credme hermanos descojonandome de risa .  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s