El borrador que no escribí

 

– ¿Es como si el mundo estuviera en llamas y tú fueses bombero?

Si…Y intento apagarlo,
 pero no se apaga nunca.
 Por eso nunca
 hay una sensación de descanso.
 
 
Ya no miro hacia atrás; estoy cansado
de dar sin recibir; voy, caminante,
hacia tu mundo azul, donde el instante
se transforma en sendero prolongado.
Agua para tu sed hay en mi vaso,
y en la ceniza gris de mi fracaso,
la última llama tímida se ha muerto
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s